Artículos sobre traducción e interpretación

Decálogo de consejos para el intérprete
Inicio > Artículos sobre traducción >Decálogo de consejos para el intérprete

Decálogo de consejos para el intérprete en caso de emergencia

por Cristina Amils

También en la vida del intérprete de conferencias pueden aparecer situaciones imprevistas, incómodas y/o indeseadas y es muy recomendable tener soluciones prácticas a mano:

      1. Vaya siempre equipado con un buen bloc de notas, aunque le hayan contratado para simultánea. La garantía de que se encuentre con una cabina en el lugar esperado no es absoluta. Si no hay cabina, no se desespere, el bloc seguro que le sacará de apuros y todo el mundo le admirará por lo hábil que es en el arte de la taquigrafía (sic).


2. Si tiene suerte y se encuentra con una cabina en el lugar de la reunión, compruebe que dispone de todo el material que necesita. Si echa de menos sillas, una consola, enchufes o lámpara, pídalo educadamente al técnico o al personal del hotel. Ellos no tienen por qué saber que un intérprete se sienta en cabina o que para una reunión superior a 40 minutos son necesarios dos intérpretes.


3. Revise siempre el estado de construcción de la cabina (fija o móvil) y mantenga la compostura aunque la mesa haya cedido al apoyarse en ella y se haya desplomado en sus rodillas (¡ay!) o un panel del techo se haya soltado y haya caído a modo de lanza en el iPad que se compró el mes pasado.


4. Si le mandan a un cuarto al otro lado de la sala de conferencias y se encuentra con una mesa y una consola pero sin visión directa sobre la sala o sin monitores, no se enfade. Se supone que un intérprete solo va traduciendo lo que oye y no lo que ve, por lo tanto nadie tiene por qué conocer todos los caprichos de un "traductor simultáneo".


5. Si acude a unos estudios de radio o televisión y le anuncian que todo funciona a la perfección y que no hace falta probar nada, no se fíe. Se podría encontrar con que, al empezar la entrevista en directo al ministro de economía, oyera su propia voz superpuesta a la del orador. Mantenga la calma e intente descifrar las palabras del ministro y distinguirlas de las suyas.


6. Si tiene el gran privilegio de tener que acompañar a este mismo ministro o al presidente del gobierno e interpretar en susurrada o en enlace la entrevista con su homólogo de otro país, aproveche los días previos para ponerse en forma y así poder mostrar su fuerza de codos ante los guardaespaldas, que en todo momento querrán alejarle del personaje. Si no lo hace, se arriesga a perderse la entrevista.


7. Si alguna vez tiene que trabajar en una visita a una fábrica, lleve ropa y calzado cómodos y no se atuse demasiado el pelo ese día: tendrá que llevar casco, gafas protectoras o incluso tapones en los oídos. Sí, tal como lo oye. Es cierto que esto dificultará bastante su trabajo.


8. Si tiene el gusto de tener que acompañar a una delegación a hacer una visita a un matadero, es aconsejable no comer demasiado durante las horas previas y no hacer comentarios sobre la protección de los animales o sobre su condición de vegetariano.


9. Si a su hija/o de cinco años le preguntan en el colegio a qué se dedica su madre/padre y la criatura responde que "a hacer y deshacer maletas", no se lo tome mal. Es normal que los niños le echen de menos después de dos meses seguidos de viaje y seguro que más adelante sabrán entender la importancia y trascendencia de su profesión.


10. Recuerde: pase lo que pase durante el ejercicio de su profesión – no pierda los nervios, no grite, no llore, no haga muecas ni gestos, no resople, no patalee, no critique, no se queje, no se canse, no se agobie, no se enfade. Todo pasa en esta vida.

 

Buenos consejos basados en hechos reales J
 

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of the site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our Privacy Policy.

I accept cookies from this site

EU Cookie Directive Plugin Information